13 jul. 2009

#2 - Cuento

El ser orgulloso
Airín Goñi


Hace muchos años, una hermosa princesa llamada Thritcy vivía en un castillo enorme. Ella vertía un largo vestido rosa y siempre llevaba en su pelo una vincha blanca .

Cada mañana, ella se levantaba e iba a su ventana, miraba el hermoso paisaje, se sacaba su blanca vincha y se peinaba su largo pelo.

Una mañana, Thritcy, peinaba sus cabellos. De repente, una hermosa paloma blanca bajó a descansar en la ventana de Thritcy. La princesa miró a la paloma con cariño y siguió peinándose. De repente, la paloma agarró con el pico la vincha y se fue.

A la mañana siguiente, la misma paloma se apoyó en su ventana. Pero esta vez la princesa la espantó y la paloma agarró el peine de la princesa. Esta vez, Thritcy decidió seguirla. Cuando salió del castillo, vio a la paloma, con el peine en el pico, posada en una piedra. La paloma salió volando nuevamente. La princesa la siguió hasta una cueva. Esta cueva era distinta a las otras. Tenía un pequeño agujero por cual entraba y salía la paloma.

El ave entró a la cueva. Thritcy miró por el pequeño agujero y se asomaron un par de ojos brillantes y celestes. Una voz de varón la saludó. Ella le devolvió el saludo, le preguntó quién era y por qué estaba dentro de la cueva. La voz le contestó que él era un príncipe, hasta que una bruja le puso un hechizo y lo encerró en esa cueva. Él solo podía salir de ésta en forma de paloma. La princesa se enamoró inmediatamente de los brillantes ojos azulados. El príncipe le preguntó si ella le podía hacer un favor. Obviamente, ella le dijo que sí. El príncipe le dijo que si ella se podía quedar en la cueva, en lugar de él, por unas horas. Thritcy, encantada por sus ojos, respondió que sí a cambio de su vincha y su peine. Él le pidió que agarrara sus manos y de repente ella estuvo dentro de la cueva y el príncipe afuera. Él se burló de ella y le dio el peine y la vincha por el agujero. El príncipe se fue.

Cuando ya estaba por anochecer, Thritcy seguía esperando al príncipe hasta que se dio cuenta que no iba a volver, que todo había sido un engaño. Estuvo muchos días allí encerrada. Cada día, su hermoso pelo largo se arruinaba más.

Un día, con mucha hambre y sed, vio pasar a una anciana. La princesa le gritó hasta que la anciana miró hacia la cueva. Ésta se dirigió hacia ella y le preguntó si el príncipe lo había engañado. La princesa dudó y se preguntaba cómo sabía lo que le había pasado. Pero enseguida ella le dijo que sí y le preguntó cómo podía salir de la cueva. La anciana le dijo que lo único que podía hacer era transformarse en paloma e ir a buscar a su hermana que era la que resolvía las cosas que ella hacía. La anciana se fue alejando y la princesa trató de convertirse en paloma.

Al día siguiente, se despertó y apareció sobre una roca. Ella era una paloma. Voló y fue en busca de la hermana de la bruja. Cuando la encontró, la bruja buena, la convirtió en princesa de nuevo. Muy enojada fue a buscar al príncipe. Cuando lo encontró, se disfrazó de pobre y le dijo si lo podía ayudar porque se le estaba incendiando su casa.

Él fue corriendo hasta el bosque donde estaba la supuesta casa incendiada y descubrió que ese lugar ya lo conocía. Era donde estaba la cueva con la bella dama engañada. Él se preguntó, burlándose, cómo estaría de arruinada la dama. Por eso, se acercó a la cueva y preguntó si ya se había quedado sin pelo.

Thritcy, con disfráz de pobre, escuchó todo y se da cuenta de que se estaba burlando. La bruja buena y la bruja mala también lo escucharon. Y ellas decidieron quitarle esos hermosos ojos celestes y quitarle su hermoso cuerpo. Le pusieron ojos comunes y opacos, y un ahora en vez de ser alto y flaco, es un enano y gordo con la cara llena de granos; para que aprenda a no burlarse y a no ser tan orgulloso.



Airín Goñi es alumna de 2do año de Secundario del Colegio Caraludmé, Batán.

La ilustración pertenece a Evelin Angelini, alumna de 2do año de Polimodal del Colegio Caraludmé, Batán.


2 comentarios:

Bruja dijo...

Esperemos que podamos mejorar poco a poco, confiamos que asi será.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.