2 dic. 2008

#1 - Cuento 2

SINGULAR VENGANZA
Por Santiago Fernández Subiela


Entró dispuesto a robar el negocio atendido por aquella débil anciana

—¡Dame toda la plata! Y no hagas boludeces —dijo el asaltante algo exasperado.

—¡No me lastimes! ¡Por favor! Llevate todo, ¡pero no me hagas nada! — respondió la octogenaria, cagada hasta las patas.

Airoso, el chorro salió con los bolsillos llenos de billetes y un paquete de Rodeo, sus cigarrillos preferidos.

Llevaba caminando dos cuadras cuando se empezó a sentir pesado, lento. Le dolían las articulaciones, los huesos… Se sentía exhausto, comenzaba a renguear y a encorvarse. Su vista fallaba, nublada como por arte de magia.

Definitivamente, le había quitado a la vieja todo lo que tenía.



Santiago Fernández Subiela es alumno de 2do. año de Polimodal del Colegio Caraludmé, Batán, Argentina.

1 comentario:

Nanim dijo...

¡Vaya final sorpresivo y contundente!